20 agosto 2010

La tercera Razon

El comienzo de la mentira:

La dificulatad para encontrar un "fosil":

No es nada fácil encontrar un fósil. Exige estar buscando en zonas muy concretas durante mucho tiempo, para sólo contar con una pequeña probabilidad de encontrarse con un resultado satisfactorio. Pero hasta que no leemos unos cuantos datos, no podemos imaginar la cantidad de condiciones que se han tenido que cumplir para que un hueso se haya podido conservar durante miles y miles de años. Veamos cuales son esas condiciones. En primer lugar, está la ubicación. Sólo el 15% de rocas cumplen con las condiciones idóneas para conservar fósiles. Se tiene que acabar enterrado en un sedimento en el que poder dejar una impresión. Además, no podemos acabar expuestos al oxígeno, para lograr así que las moléculas de nuestros huesos y algunas otras partes sean sustituidas por minerales disueltos, con lo que tendremos creada nuestra copia. Luego viene el transporte. Al tener que sufrir durante miles y miles de años el movimiento de la superficie terrestre, tendremos que haber quedado de alguna forma que seamos reconocibles, si al menos pretendemos que reconozcan a qué raza pertenecíamos. Pues bien, se cree que sólo un hueso de cada mil millones llega a fosilizarse. O dicho de otra forma, el legado fósil de todos los estadounidenses (unos 270 millones de personas con 206 huesos cada uno) se compondría de un total de 50 huesos. No nos llega ni para un cuarto de esqueleto. Pero aún hay más problemas. Estamos diciendo que esos 50 huesos se conservarán, pero no que se encontrarán. Sabiendo que se puede encontrar algo enterrado en un área de unos 9,3 millones de kilómetros cuadrados, que muy poco se excavará, y que aún menos se examinará, podemos ver de una forma más cercana la dificultad de encontrar fósiles. Se calcula que sólo hemos podido descubrir cerca de una especie de cada 10.000 que hayan existido. Si aceptamos la estimación de que en la Tierra ha habido 30.000 millones de criaturas, y la estimación de que hay 250.000 especies en nuestro registro fósil, la proporción queda en una de cada 120.000. Ya por último, debemos saber que la mayoría de animales terrestres murieron en campo abierto, se pudrieron o quizás fueron devorados. Así que cerca del 95% de fósiles son animales que vivieron en el mar. Pues parece que no es tan fácil dejar huella. 


Todos estos datos han sido extraídos de la gran obra “Una breve historia de casi todo”, de Bill Bryson.

Con lo dificil que es encontrarlos, los primeros descubrimientos fueron asi:

En 1858 se descubrió el primer dinosaurio en territorio estadounidense en unos pozos de marga en el pequeño pueblo de Haddonfield, Nueva Jersey (aunque los fósiles hubieran sido hallados antes, su naturaleza no había sido correctamente establecida). La criatura fue llamada Hadrosaurus foulkii, por el autor del hallazgo, William Parker Foulke. Fue un descubrimiento sumamente importante: el primer esqueleto de dinosaurio encontrado casi completo, en el cual se evidenciaba una postura claramente bípeda. Se trataba de una revelación revolucionaria, ya que hasta aquel momento la mayor parte de los científicos creía que los dinosaurios caminaban en cuatro patas como los lagartos de hoy en día. Los descubrimientos de Foulke provocaron una verdadera "manía de dinosaurios" en los Estados Unidos. Esta "manía de dinosaurios" fue ejemplificada por la rivalidad feroz entre Edward Drinker Cope y Othniel Charles Marsh. Ambos entablaron una salvaje competencia para ver quién descubría más dinosaurios, enfrentamiento que posteriormente fue conocido como la Guerra de los Huesos. La contienda probablemente se originó cuando Marsh públicamente indicó que la reconstrucción de Cope del esqueleto del Elasmosaurus era errónea: Cope sin querer había colocado la cabeza de un plesiosaurio en donde debieron haber ido las vértebras finales de la cola. La lucha entre los dos científicos cavadores duró más de 30 años, finalizando en 1897 cuando Cope murió tras haber gastado toda su fortuna en la búsqueda. Marsh ganó la competición principalmente porque estaba mejor financiado debido a su relación con la United States Geological Survey. Lamentablemente, muchos espécimenes valiosos fueron destruidos debido a los toscos métodos del dúo; por ejemplo, sus excavadores a menudo usaban dinamita para desenterrar huesos (un método que horrorizaría a los paleontólogos modernos).Marsh desenterró 86 nuevas especies de dinosaurios y Cope descubrió 56, un total de 142. La colección de Cope puede contemplarse hoy en día en el Museo Americano de Historia Natural en Nueva York, mientras que la de Marsh fue expuesta en el Museo Peabody de Historia Natural, en la Universidad de Yale

En 30 años , 142 huesos entre dos paleontologos, y gano el apoyado por EE.UU. y los huesos se exiben en museos del mismo pais. No es raro?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario